viernes, 2 de diciembre de 2016

Decisiones muy difíciles,

Llevo mucho tiempo mal, muy mal anímicamente y muy estresada por la cantidad de cosas que tenemos que hacer y por todo lo que tenemos que estudiar. Y muy frustrada por que nunca llegamos a hacer nada bien. Recibimos malas noticias del cole, notas de que no ha hecho los deberes o notas de que se nos ha olvidado algún material, en lenguaje musical nunca llegamos al nivel que nos piden y Ale recibe negativos que a mi me afectan. En clase de chelo tampoco alcanzamos el resultado esperado e incluso Rosario me pide que dediquemos tiempo a repasar la hora. Pero nosotros no tenemos tiempo ya para nada mas, yo no tengo mas tiempo ni tengo fuerzas para seguir con este ritmo. Hace mucho que vivo en un continuo estado de frustración y cada vez va a mas. Es como un cáncer que al principio me afectaba un poco y con el tiempo me esta consumiendo entera. Necesito tener tiempo y además pienso que a Ale no le gusta ni vamos a conseguir llegar mucho mas lejos en el conservatorio. Yo me paso la vida pensando que tengo que llegar a casa para estudiar con el peque y no hago nada mas. Siento que todo el mundo tira de mi y todo el mundo me exige algo y ademas quedo mal con todo el mundo porque nadie puede comprender que ya no tengo nada mas que dar, ni un segundo de mi tiempo ni un hueco en mi mente.Y creo que ya no puedo mas. Me siento incomprendida, frustrada y agotada, hundida y amargada.

Llevo mucho tiempo pensando y buscando porque me siento asi y que puedo hacer para tener otra actitud. He intentado mejorar mi interior, he intentado realizar pequeños cambios para ver si esto cambia pero no es asi y creo que he llegado a un punto intolerable. Por todo esto estoy pensando que debo quitar a Ale del conservatorio.

A el realmente no le gusta, le da mucho trabajo y lo que de verdad le hace feliz y lo que el desea es tocar el tambor, para lo que nunca hay tiempo a pesar de que le compre uno de verdad. Lo he hablado con el y esta contento con esta decisión. El lunes vamos a hablar con Carmen, la profe de chelo a ver que piensa ella.


miércoles, 30 de noviembre de 2016

Un inmenso cambio.

Tras un periodo de estres y algo de amargor, he recuperado el carácter optimista que creo que me caracterizaba. He hecho algunos cambios para ello porque en la vida dicen que si algo va mal y sigues la misma senda, todo va a continuar igual.

Por un lado estudiamos cada día un poco de cada cosa, pero me he quitado de la cabeza los plazos. Ya no quiero plazos en mi vida.. al menos no en lo que se refiere a Ale. Ayer, por ejemplo estuvimos estudiando teoría de la música, es algo bastante complejo a mi parecer. Simplemente repasamos un poco algunas cosas y leímos algunas partituras. Ya se le quedará a Ale en su mente... estos días.. esta semana.. o este mes.. o este año.. o el próximo.. o lo dejaremos de intentar y probaremos por otro camino.

Después yo ya decidí dejar de acudir con el peque a la clase de lenguaje musical con lo cual tengo una hora libre para hacer lo que yo quiera y me sienta genial.. aunque solo sea una hora, ha sido un cambio inmenso para mi estado anímico.


Por último y lo más importante..una de las cosas que más me frustan es la cantidad de horas que yo creo que dedicamos Ale y yo a su trabajo, a estudiar las asignaturas del cole, a hacer los tareas, a leer partituras, a estudiar música, a tocar el chelo, a ir y venir de cada una de las clases a las que asiste.. que son muchas y todo lo que recibimos como respuesta son: no ha hecho esto, no ha terminado aquello, se le ha olvidado este material, no sigue repasando aquello, no se sabe lo que le pregunto, le pongo un 4,85 y no le apruebo un éxamen, le pongo un negativo, etc.. Una y otra vez todo lo que percibo que recibimos de cada una de las personas que pasan por su vida es que no hacemos lo suficiente y que lo que hacemos no lo hacemos bien.

Pero ayer Carmen, la profe de chelo nos dio una bonita recompensa que a mí me hace inmensamente feliz porque necesito una palmadita en la espalda....de vez en cuando. Felicitó a Ale porque se había casi aprendido de memoria la partitura que nos dió el lunes..


Luego, al salir de la clase, el peque me dijo que le habían puesto un positivo en lenguaje musical..

Si me tocaran 100 millones de euros en la loteria no me podrían generar mayor satisfacción.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Más autonomía para Ale.

El lunes dimos en el conservatorio en lenguaje musical una lección de teoría. Para mí fue una clase difícil porque la materia ya se va complicando. Dimos los sostenidos, los bemoles y los becuadros.. los semitonos... etc.

Al salir de la clase fue la primera vez que me planteé seriamente que he hecho mal apuntando a Ale al conservatorio. Pensé que esta materia
era imposible hacérsela comprender al peque, y solo estamos comenzando segundo curso. Me planteé quitarle, abandonar, nos quedan tantos años.... Ganariamos más tiempo para hacer deberes de clase, ibamos a estar más relajados y ibamos a poder jugar los dos a lo que nos de la gana. A mí, por ejemplo me gusta jugar a la play y hace tiempo que no lo hago.

Así me fui a casa, con ese pensamiento. A la mañana siguiente, tras el sueño reparador, cambié de opinión. No vamos a dejarlo. No nosotros, que nos echen ellos si creen que no valemos para ello. Que nos hagan repetir de curso si es que nos merecemos pasar a tercero. Además decidí tomarme el año más tranquilo. Hay que estudiar, pues cada día un poquito. Si nos da tiempo de todo, será genial; y si no nos da tiempo pues mañana será otro día. No tengo prisa y no quiero meterle prisa a Ale que no se merece tener estres con la edad que tiene.

Por otra parte yo venía entrando en clase siempre y daba las mismas horas que Ale. He decidido no entrar ya tan a menudo. El miércoles entre unos minutos y después le dejé solo, con sus libros y sus cosas y me fui a la biblioteca a estudiar que yo me he matriculado en la escuela oficial de idiomas y me viene genial ese rato para mí. Eso ha resultado una liberación gigantesca para mí y creo que a él le ha venido, al menos de momento, bastante bien.

Ya veremos el futuro, de momento vivimos el presente.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Stres

Ale y yo estamos llegando a unos niveles de estres que yo empiezo a considerar que son intolerables. Él no para de decirme que no quiere más deberes. Si ve en la tele el anuncio de Ikea con el lema "Menos deberes y más cenas en familia" se muestra partidario de esa afirmación. Por un lado pienso que todos los niños en mayor o menor medida están hartos y hastiados del cole y todo lo que representa, pero por otro pienso, si no le estaré exigiendo demasiado.

Por otro lado yo tengo que trabajar, asistir con Ale al conservatorio 4 horas a la semana, llevarle al cole de Rosario, recogerle, llevarle a catequesis, llevarle los domingos a misa, hacer los deberes de clase, estudiar lenguaje musical, tocar el chelo, tratar de que sea autónomo, estudiar con mi otro hijo que me pide la atención que quizás no ha recibido nunca tal vez por el exceso de atención que ha tenido siempre Ale. Tengo que llevar la casa, con todo lo que supone, arreglar papeles, ir a la compra, llevar a los niños a los respectivos médicos.. y además no tenemos nunca tiempo para nada. Para buscar un hueco para llevar a Santi al dentista a la revisión de los brackets hay que buscar siempre fechas muy lejanas.

Por otra parte se me está diciendo constantemente que Ale no lleva el material a clase, que le falta un cuaderno, que no ha trabajado bien, que tiene que hacer un trabajo que no es capaz de hacer solo, que no es autónomo... ufff

Estoy un poco harta de que en esta sociedad nos midan a todos por el mismo rasero. Ale tiene un sindrome que conlleva un retraso mental, pero se le quiere medir de la misma manera que se mide al resto de sus compañeros y si no alcanzamos el nivel, no pasa nada.. a repetir. Pues él no quiere repetir, eso es para él y para mí un fracaso y así lo sentimos y así lo vamos a sentir; pero no porque no lo estemos haciendo bien o porque nuestro trabajo no sea el suficiente, si no porque el sistema está mal. No deberíamos estar cambiando de clase y de compañeros y repitiendo cursos solo porque el estado no tiene ni idea de que hacer con estos niños. No me da la gana de que nos estén permanentemente haciéndonos sentir frustados que es lo que este sistema educativo español consigue midiendo a todos los niños de la misma manera. Ale no es un minusválido, es mucho más válido que muchas personas y tiene valores muy importantes y muy desarrollados, pero le medimos con unas medidas que él no tiene y por ello la sociedad se permite el lujo de llamarle minusválido.



viernes, 14 de octubre de 2016

Tutoria con Berni.

El 4 de Octubre tuve tutoria con Bernardo, el tutor de Ale en el cole. En resumen me vino a decir que le va a prestar menos atención a que el peque venga o no con los deberes hechos, lo que quiere es que trabaje la autonomía con él. Necesita que sea el niño quien se responsabilice de las tareas que trae del cole y de sacar de la maleta lo necesario para hacerlo.

Así que en esto estamos ahora. Por las tardes, cuando nos sentamos a estudiar yo le digo que coja su maleta, saque su agenda y mire que es lo que tiene que hacer. Después tiene él que sacar lo que le corresponda y hacer lo que traiga. Efectivamente él está empezando a ser más independiente en este sentido y a mí me da el corage de tratar de trabajar su autonomía en otros aspectos de su vida. Por otra parte, puede parecer una tonteria, pero a mí me ha quitado un gran esfuerzo. Puede que no sea demasiado pero he ganado algo de relajación con esta nueva actitud. Estoy muy contenta.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Visita a la cardióloga.

Ayer fuimos a la cardiologa, la doctora Maya. Iba yo con algo de miedo por que se va acercando el momento de la operación del corazón de Ale. Me dijeron que no sería antes de la comunión y en unos meses se producirá este acontecimiento.

A él le encanta esa visita, se pone muy contento cada vez que sabe que vamos a visitarle.

Le hizo la eco del corazón y me dio muy buenas noticias. De momento su gradiente no ha aumentado, es decir, tal y como va creciendo la aorta está también creciendo la estenosis. Esto es algo bueno y algo que hará que seguramente se retrase su operación unos años más, quizás hasta los 14 o 15. Nos fuimos ya de noche.. ya que antes fuimos al conservatorio pero muy contentos. A ver que es lo que va sucediendo.

lunes, 19 de septiembre de 2016

A otro ritmo.

Hoy 19 de Septiembre hemos empezado las clases en el conservatorio. Tenemos un profesor nuevo de lenguaje musical. Le he comentado el tema de Ale y que si me dejaba quedarme en la clase. No hizo falta ni terminar la explicación, me dijo que sí. Los niños de la clase no son todos los mismos, algunos faltan, y han llegado otros nuevos, con lo cual otra vez se ponen a mirarme intentando comprender que hace una mujer en su clase llena de niños de 8 y 9 años.

Jesús, el profe, nos puso un cuestionario para saber el nivel de la clase. Ayudé un poco al peque a que lo rellenara sin darle las respuestas, con lo cual hay cosas que dejó en blanco. La letra de Ale no es nada buena y empieza a escribir donde quiere y no en el principio. No pude evitar mirar los folios de otros compañeros y comparar. Me estresa mucho ver que no alcanza el nivel de los demás. Y entonces pensé que no puedo obligar al niño a correr más de lo que él puede. No debo hacer de esto una competición en la que somos los últimos de la clase y por tanto los más frustados. Pensé que quizás a él le vendría mejor que yo tratara de que disfrutaramos más en esas horas en lugar de estar presionándolo para ser lo que no es o no va a llegar a ser. ¿Qué prisa tengo? ¿Qué necesidad de terminar el conservatorio en 4 años solo porque alguien ha decidido que ese es el tiempo que se debe invertir en esos conocimientos? Quizás con mi actitud tan solo voy a conseguir hacer que Ale odie la música, en lugar de disfrutar con ella. He decidido intentar relajarme un poco con él y con ello creo que él será más feliz y yo estaré mejor, ya que esta actitud mía está consiguiendo que él se agote y yo me cargue mi estómago por el estres que yo misma me genero.

Luego fuimos a clase de Carmen a tocar el chelo. Ale en Julio estuvo practicando casi a diario, pero en Agosto no, ya que se fue con su papi y el instrumento se queda en casa. Cuando ha vuelto hemos practicado pero no con la frecuencia que yo habría deseado y pensé que la profe creería que no habíamos ensayado lo suficiente, pero todo lo contrario. Carmen nos dijo que lo veía muy bien y que había mejorado. Reconozco que sus palabras han sido un sunami de aire fresco para mí. Me hace ver que hay que seguir intentando trabajar y que si algún día no podemos no tengo que fustigarme con el sentimiento de la culpabilidad. Espero tomarme este año de una forma más relajada sin dejar por ello de cumplir con nuestras obligaciones; por el bien del peque y también por el mío propio.

miércoles, 13 de julio de 2016

¡¡¡¡¡PASAMOS A SEGUNDO!!!!

Fui a recoger las notas. Ale consiguió un 6 en chelo. Carmen, la profe me quiso recalcar que otros niños habían sacado un cinco, había valorado su esfuerzo y la verdad es que, aunque aún no toca bien, la evolución ha sido impresionante. Pocas cosas en esta vida me han producido tanta satisfacción y eso que yo no hice el examen. Espero poder decir el próximo verano algo parecido.

En el cole también bien, pasa a tercero, pero le quedó ingles. Estoy muy descontenta con ello. El año que viene en cuanto empiece el cole voy a pedir tutoria y voy a pedir reunirme con cada uno de los profesores que tiene Ale.

Con la intención de que Ale mejore un poquillo el inglés nos hemos ido 8 días a Londres. Era una toma de contacto para irnos el año que viene un mes entero, pero me he dado cuenta de que o le apunto a un curso allí o ir a hacer turismo no le va a llevar a tener que hablar o escuchar el idioma. Así que hay que pensar otra cosa.

Ahora estamos con la rutina veraniega que a mí tanto me gusta. Estudiamos cada mañana un poquito y luego nos vamos a la piscina. Como yo estoy haciendo deporte, él quiere acompañarme y estoy entrenándole un poquito. Mañana tempranito nos toca correr en la calle. Él es super obediente y hace todo lo que yo le digo.Espero saber hacerlo, por lo menos nos lo estamos pasando genial.