miércoles, 13 de julio de 2016

¡¡¡¡¡PASAMOS A SEGUNDO!!!!

Fui a recoger las notas. Ale consiguió un 6 en chelo. Carmen, la profe me quiso recalcar que otros niños habían sacado un cinco, había valorado su esfuerzo y la verdad es que, aunque aún no toca bien, la evolución ha sido impresionante. Pocas cosas en esta vida me han producido tanta satisfacción y eso que yo no hice el examen. Espero poder decir el próximo verano algo parecido.

En el cole también bien, pasa a tercero, pero le quedó ingles. Estoy muy descontenta con ello. El año que viene en cuanto empiece el cole voy a pedir tutoria y voy a pedir reunirme con cada uno de los profesores que tiene Ale.

Con la intención de que Ale mejore un poquillo el inglés nos hemos ido 8 días a Londres. Era una toma de contacto para irnos el año que viene un mes entero, pero me he dado cuenta de que o le apunto a un curso allí o ir a hacer turismo no le va a llevar a tener que hablar o escuchar el idioma. Así que hay que pensar otra cosa.

Ahora estamos con la rutina veraniega que a mí tanto me gusta. Estudiamos cada mañana un poquito y luego nos vamos a la piscina. Como yo estoy haciendo deporte, él quiere acompañarme y estoy entrenándole un poquito. Mañana tempranito nos toca correr en la calle. Él es super obediente y hace todo lo que yo le digo.Espero saber hacerlo, por lo menos nos lo estamos pasando genial.

miércoles, 15 de junio de 2016

Esperando las notas.

Hoy pienso de manera totalmente distinta. Estoy contenta de todo lo que hemos hecho y vuelvo a estar positiva. Ya hemos acabado el conservatorio y solo esperamos que nos den las notas el miércoles. No se si Ale conseguirá pasar de curso o si el año que viene vemos que tendrá que dejarlo pero lo que está claro es que los conocimientos adquiridos y el hábito de estudio creado ya los tiene y seguro que le vienen bien en general para su desarrollo. Quizás en este curso le he pedido demasiado y le he generado algo de estrés que no procede en un niño tan pequeño, pero de los errores se aprende.

Ahora solo quiero que descansemos unos días y que empecemos la rutina veraniega. Leer, tablas de multiplicar, divisiones, euros, las horas y un poco de práctica diaria de chelo.

Aunque primero hay que esperar las notas, reconozco que ese resultado me puede llevar al cielo o hundirme en la miseria, sigue pesando mucho para mí.

lunes, 13 de junio de 2016

De cara ya a un nuevo curso.

Ya estamos acabando el curso, tanto el colegio como el conservatorio. Ahora veo que me he tomado las cosas demasiado en serio, demasiado mías. He intentado que Ale tenga una capacidad a la que quizás él no sepa llegar, quizás, como me ha dicho Virginia, la profe de música, he tenido unas expectativas demasiado altas.

Me lo quiero replantear para el curso que viene. Ahora lo veo distinto, pero a toro pasado es fácil. Si volviera atrás,no se si no haría lo mismo que he hecho en este curso puesto que el resultado sin ser el esperado, si ha sido al menos lo suficientemente satisfactorio para mí.

Reconozco que por mi propia salud emocional creo que no me puedo tomar el curso que viene tal y como me he tomado este. Ale no soy yo y mi cabeza no es la suya. No me pueden importar tanto las notas. Tengo que ser consciente de sus limitaciones y actuar en consuencia. Es fácil la teoría, veremos en la práctica.

Llegué a plantearme que me había equivocado apuntandolo al conservatorio. Ahora, con el estres ya atrás, tengo ganas de continuar hasta que ya no podamos más. Se que muchas veces me he hundido pero ahora veo que cualquier cosa que hayamos hecho ha sido algo bueno. Ya veremos hasta donde llegamos.

miércoles, 8 de junio de 2016

Asignatura aprobada.

Ayer hicimos por fin el último examen de la asignatura de lenguaje musical, ritmico. No le salió todo lo bien que debería después de la cantidad de tiempo invertido, pero al menos sacó un 6 y eso le dio nota suficiente para aprobar la asignatura. Tiene un 9 en teoría, un 1 en dictado musical, un 5 en melódico y un 6 en rítmico. Todo esto unido a unos cuantos notas positivas de preguntas en clase. Ahora solo queda chelo. Ya veremos, pero por falta de trabajo por nuestra parte no va a ser.

lunes, 6 de junio de 2016

Mal sabor de boca al final de curso.

La semana pasada hicimos el que llamabamos el segundo examen más importante en la vida de Alejandro. Teoría y dictado musical de su curso de primero del conservatorio. Nos hemos preparado muchísimo para esto, hemos dedicado horas y horas, cada día un poco. Iba muy bien preparado o yo lo creía así, dentro de su nivel claro.

Cuando llegamos al examen yo estaba pletórica, sabía que iba a hacerlo bien y además los dictados musicales los hemos practicado en casa y los hacía muy bien.

Sin embargo Ale dicidió no hacer nada. Se sentó delante de su examen, puso su nombre y lo dejó completamente en blanco. En dictado musical ni prestaba atención. Yo lo estaba viendo mientras esto sucedía.


Luego llegó teoría y pasó exactamente lo mismo. Puso su nombre y ya no quiso hacer nada más. Cuando faltaban 15 minutos para irnos decidí levantarme y acercarle al profesor para leerle las preguntas y que este viera que se lo sabe. Contesto algunas preguntas, otra se la dijo una compañera, otra le ayudé yo...

Al final el profesor le ha puesto un 9 inmerecido en teoría y un 1 inmerecido en dictado musical; pienso yo que con la intención de aprobarle.

Ayer hicimos el examen de melódico. También iba muy bien preparado. Virginia, la seño de música del centro de estimulación se ha encargado de ello y yo le he repasado los últimos días y lo veía bien. Pero cuando tiene que decirlo delante del profesor se atasca y da la sensación de que no se lo sabe.

Virginia me ha dicho que baje el ritmo de exigencia.

jueves, 28 de abril de 2016

Último sprint.

Ultimamente nos come el estres. Me come a mí aunque imagino que por ende, también a Ale. Estamos ya en el tramo final y aunque sabemos y nos queda claro que repetir no es importante, no quiero que eso suceda por nuestra falta de trabajo. Tenemos mucho que estudiar cada día de lenguaje musical, teoría, rítmico, melódico, dictado musical..

Por otra parte el chelo. No conseguimos que suene bien el instrumento, aunque no cesamos por ello en el empeño.

Y luego el cole, que aunque esté repitiendo no podemos dejarlo. Estudiar lengua, leer, escribir mejor, matemáticas, las tablas de multiplicar y lo dificil que es para el peque recordarlas si dejamos de decirlas tan solo un par de días. Ciencias sociales, ciencias naturales y la complicadísma asignatura de inglés.

Ya no podemos dejar ni un solo día para el descanso, no hay tiempo.

sábado, 9 de abril de 2016

Preparándonos para el final de curso.

Ya se acerca el final de curso. Seguimos en el conservatorio. Lo indico porque podría ser que lo hubieramos dejado y en este curso no han sido pocas las veces que lo he pensado, pero ya nos quedan algo más de dos meses y solo pienso en tratar de sacar los exámenes.

Nuestro actividad semanal consiste en acudir al cole cada mañana de 9 a 14h. Lo lleva la abuela y también le recoge ya que yo empiezo a trabajar a las 8. Los lunes y miércoles acudimos a clase se chelo y de lenguaje musical de 5 a 7. Yo entro en clase igual que él y me quedo las dos horas los dos días. Trabajamos después con los deberes de clase o en su defecto repasamos cualquier asignatura.

Los martes va a psicomotricidad con Rosario de 4 a 5h. Después le llevo a catequesis de 5,15 a 6,15h. Cuando vuelve nos ponemos a estudiar lo que hayamos dado el día anterior en clase de música, a tocar el chelo y a realizar los deberes del colegio. Los jueves le llevo otra vez con Rosario de 4 a 5h y después tiene música con Virginia donde se prepara para los exámenes que tendremos en el conservatorio. Con ella prepara sobre todo dictados musicales y a entonar melodias, conmigo estudia ritmico y teoría.

Los fines de semana nos levantamos tempranito para trabajar por las mañanas un poco de todo, lenguaje musical, chelo y deberes del cole y los domingos que está conmigo vamos a misa.

Esa es una semana de Ale, ya se que tiene muchas actividades y que es muy pequeño, pero desde que seguimos este método el está mejor, asume las tareas como parte de su rutina y ya no llora antes de cada actividad. Aún así le queda tiempo para salir de vez en cuando con los niños a jugar y de jugar a la play que le encanta.

lunes, 5 de octubre de 2015

Empezamos en el conservatorio.

¡Ale empezó en el conservatorio!

El instrumento que le asignaron por la nota que sacó fue el violonchelo. En la primera reunión que tuvimos con su profe nos dijeron que debíamos estar los padres en al menos una clase de instrumento a la semana, para aprender un poco nosotros y poder ayudarles en casa.

No obstante cuando le conté a su seño, Carmen; un encanto de mujer, sobre el síndrome del peque me pidió que yo me quedara en las dos clases semanales. Así que allí estoy yo con otros dos enanos más aprendiendo a tocar el chelo.

Después tiene que ir a lenguaje musical. El primer día que le dejé en el aula lo pasé muy mal. Traté de contarle al profesor sobre el síndrome de Ale antes de empezar pero no me fue posible.. entre otros padres en la clase y el jaleo de los niños acomodándose; y que no es fácil tener que ir por todos sitios planteando que Ale es un niño especial y que requiere un trato con un poquito más de paciencia.
Al terminar la clase entré a hablarlo con Ildefonso, que así se llama el profesor. Él ya se había dado cuenta. Me facilitó la tarea. Ese día salí muy contenta.

Después de la segunda clase de lenguaje musical le comenté al profesor que me recomendara un libro para poder ayudar a Ale en casa debido a mi carencia de conocimientos en el mundo de la música. Me ofreció entrar en clase y aprender al mismo tiempo que todos los demás niños. Y ahora me encuentro que cuatro horas a la semana voy al conservatorio y estoy aprendiendo música y violonchelo. Soy una alumna más.

Ayer, no obstante fue un mal día. No se porque.. o si resulta que Ale es siempre así en clase pero se pasó toda la hora sin prestar atención y poniendo la cabeza en la mesa como para echar un siestecita. Como no echaba cuenta, se aburría y se quería ir. Al yo decirle que todavía no podíamos irnos se ponía a llorar. Fue una clase calvario. Sencillamente ignoré ese comportamiento y luego no le dejé salir a jugar con los vecinos en plan castigo.
Hoy repasaremos lo dado ayer y ya podemos tocar el chelo porque nos hemos comprado uno. Nos lo dieron el sábado. Es preciosísimo.